"Me encanta hacer mi trabajo"

Florian Witteborn, Disposición, Logística de transporte de Schnellecke Braunschweig

Witteborn 560x560

¿Cómo llegó a Schnellecke?

"Llevo en Schnellecke desde 2013. Tras la Selectividad hice una formación de técnico comercial de empresa de transportes y servicios de logística en Wolfsburgo y en Braunschweig. El hecho de que acabara en logística fue más bien una casualidad, aunque siempre me he interesado por la geografía, la cual al final también tiene mucho que ver con la logística.

Para mí era importante trabajar en una empresa relativamente grande donde hubiera más oportunidades. No conocía Schnellecke anteriormente, pero cuando me informé, me pareció muy interesante y prometedor".

 

¿Y después llegó directamente a su puesto de trabajo actual?

"Sí, tras finalizar mi formación me aceptaron en Braunschweig y aterricé directamente a la Disposición. Me pareció bien, pues el papeleo no es lo mío. En la Disposición se mezclan todos los aspectos del técnico comercial y, al fin y al cabo, ahí se gana mucho dinero. Es por eso que a menudo se refieren a este departamento como el "corazón" de una empresa de transportes".

 

F. Witteborn 560x560

¿Qué es lo que hace usted exactamente?

"Somos unos 20 compañeras y compañeros que estamos presentes de 6:00 a 20:00 cada día. En la Disposición se necesita capacidad de organización y hay que saber comunicar bien, pues somos una especie de nexo de unión entre los conductores, los proveedores y los clientes.

Trabajo con un total de seis compañeros en el equipo de tráfico urbano. A cada equipo se le asignan unos determinados conductores. Cada uno de nosotros se sienta delante de varios monitores, ya que muchas cosas transcurren a la vez. Somos responsables prácticamente de la organización de la totalidad del transporte en cada fase. Por un lado, miramos los recorridos, las mercancías y los vehículos disponibles. En un segundo monitor observo los correos electrónicos que entran y que, en su mayoría, hay que contestar siempre de inmediato. Los clientes preguntan, por ejemplo, por el estado de una entrega, pero también recibimos preguntas sobre si podemos llevar de nuevo mercancía en el viaje de vuelta. Esto hay que decidirlo siempre de inmediato. En otra ventana tengo a la vista las rutas para ver si siguen siendo razonables según el estado actual.

De forma paralela a la actividad diaria, realizamos la planificación del día siguiente. Esto no significa que después tengamos menos que hacer. Existen tantos factores que influyen en los recorridos que cada día volvemos a enfrentarnos al reto de encontrar soluciones rápidas e imprevistas. Las causas son muy diferentes: desde una reunión de personal espontánea de un proveedor por la que se aplaza la carga, hasta un atasco o una descarga de mercancía no realizada a tiempo.

El trabajo que realizo a veces solo puede resolverse en equipo, ya que solo puedes perderte fácilmente. Intercambiamos información constantemente y estamos en permanente contacto.  

Además, entre mis tareas se encuentra la de revender recorridos a terceros para que puedan entregarse puntualmente los cargamentos excedentes. Para ello existen portales especiales donde se lleva a cabo la tramitación del pedido en un plazo bastante breve. A cambio, también compramos cargamentos para aprovechar al máximo nuestros vehículos en todos los trayectos y evitar viajes sin carga". 

 

¿Le divierte su trabajo?

"En general es un trabajo bastante estresante, pero también muy variado, pues nos encargamos en última instancia de que todos los transportes lleguen puntualmente a su destino. Eso me gusta mucho. Mi objetivo es ser responsable de empleados, por lo que también estoy estudiando Administración Comercial".